+
A veces en vez de rosas, tienes espinas en el corazón y esas espinas duelen y sangran en profusión. ¡Cuánto dolor en tantos corazones desvalidos ! ¡ Cuanta curación hace falta! No se pueden sanar solos, necesitan la ayuda de sus hermanos en el amor.

Palabras del Cielo


  • La Rosa eres tu

A veces en vez de rosas, tienes espinas en el corazón

y esas espinas duelen y sangran en profusión. ¡Cuánto

dolor en tantos corazones desvalidos ! ¡ Cuanta curación

hace falta! No se pueden sanar solos, necesitan la ayuda

de sus hermanos en el amor.  No se debe dejar solos a esos

corazones rotos, han estado desamparados demasiado tiempo.

Te toca a ti, hermano ,ayudarlos.-

Te dices: “no lo puedo ayudar, yo soy débil también. No estás

solo para ese trabajo.- Dios te ayuda. El está a tu lado.- Sé

valiente, enfrenta la tareas.-

Primero pregúntate: “¿ Dónde está mi rosa?, creí que la tenía

ahora no la encuentro”.- Busca la rosa en tu centro, un poco

a la derecha del centro del pecho, en el corazón espiritual.-

Si no la ves búscala, en el campo mental frente a ti.- Cuando

finalmente percibas su aroma, su color, empieza a relacionarte

ella.  Aspira a ese perfume, siente la dulzura de esa fragancia

que te va impregnando, devolviéndote la sonrisa.-

Quédate un rato en ese contacto frente a ti y  el lugar del corazón

espiritual, deja que esa fragancia te inunde, que su color y su

forma te vibren hasta que tu y ella sean uno.- Desde allí mira

a tu hermano que sufre,¡Cuanto dolor hay en él!, si no tuvieras

esa rosa no lo podrías soportar.-

Pero tu hermano ahora lo debes hacer, lo puedes hacer, decirle

“hermano, te amo, no temas.- No estás solo, estoy contigo”.-

Ahora tu corazón está inundado de luz.- Estás respondiendo al

amor de Dios en ti y este es amor puro unificado, don divino.-

Con él podrás abrazar a tu hermano contra tu pecho físico o

mentalmente, a tu prójimo conocido o al que no conoces y en

ese silencio de comunión amorosa él podrá ir volcando su angustia

sabiendo que no está solo se irá llenando su corazón de calor.-

Ya no será m más, un huerto sin rosas.- Verá despuntar el primer

botón de rosa, para preguntarse “¿ seré yo la próxima rosa?”

Fuente :Capítulo 6 del volumen Palabras del Cielo escrito por Maria Shaw, que gentilmente accedió al espacio Contacto Real donde desde sus letras, emanan  sus frecuencias de su propia alma, agradeciéndole profundamente.-

Martika 

Esoterico Buscador Esotérico

PARTICIPE

comparte esta página en: